Compartir

El presupuesto para el sector agropecuario bajaría más de 7% para el próximo año y dicen que falta de recursos comprometería inversiones.

Todos recuerdan el segundo trimestre de este año como el peor de la historia económica, no solo del mundo, sino de Colombia; pero a nivel local, el sector agropecuario fue “el único que mantuvo flujos de producción respecto lo del año anterior”, según reconoció el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.
Por eso mismo es que diferentes líderes de gremios del campo han mostrado su preocupación por una nueva caída en el presupuesto del sector para el próximo año.

Esto se evidencia en el informe de ‘Ejecución presupuestal histórica anual’ del Ministerio de Agricultura, en el cual se ve que, para 2020 se acordó financiación por $1,91 billones, mientras que al Senado de la República llegó la propuesta de que para 2021 sea por $1,74 billones; es decir, 7,3% menos recursos.

De hecho, desde la SAC, el presidente del gremio, Jorge Enrique Bedoya, recordó que “veníamos de un efecto de la pandemia en el que el campo resaltó por no haber afectado el abastecimiento de los colombianos, le cumplió al país y ahora necesita que esto sea reconocido por medio de temas como presupuesto que se evidencie en infraestructura, financiación de vías terciarias, mayor apoyo a la mujer rural, y planes que lleven a esa reducción de informalidad de 86%”.

Según explicó el jefe de la cartera económica, en medio del debate de financiamiento del agro en 2021, “este es un presupuesto que se hace en un momento extremadamente difícil. Estimamos el costo de la pandemia desde el punto de vista de recaudo tributario fue de $23 billones”, dijo Carrasquilla.

Por eso, la fórmula en la que se basa Minhacienda, es que el funcionamiento del sector reciba $613.000 millones, y los temas de inversión social estén en $1,1 billones, que, según esa cartera, serían exactamente los mismos a los de 2020. Incluso los cálculos del Ministerio se basan en que algunos programas del Minagricultura han pasado a otras dependencias como la Presidencia de la República, o la ejecución mayoritaria de la política de Vivienda Rural, que ahora está con presupuesto propio desde el Minvivienda.

Aun así, en medio del debate, lo que sí resultó curioso, fue que pese a que Carrasquilla llegó con un plan del que para muchos parece que no se movería en el desarrollo del debate del Presupuesto General, el ministro de Agricultura, Rodolfo Zea, pidió lo contrario, aumentar la inversión en el sector y lo sustentó con un plan de trabajo que incluso busca recursos hasta 2022.

Zea explicó que “según estimaciones y un trabajo al interior dentro del Minagricultura, con agencias y productores, en estos dos años (2021-2022), necesitamos aproximadamente $880.000 millones, queremos trabajarlo en conjunto con el Minhacienda y con el DNP”.

A la discusión también se sumó el gerente de la Fedecafé, Roberto Vélez, quien dijo que “el tratamiento presupuestal de ‘cenicienta’ para el agro, es desconocer el papel fundamental que ha jugado para la economía colombiana en esta pandemia. Queremos ser el verdadero motor de la economía, pero necesitamos suficiente combustible para poder jalonar”.

 

 

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *